NIÑAS – ESPOSAS, PEQUEÑAS CASADAS CON VIEJOS.

NIÑAS – ESPOSAS, PEQUEÑAS CASADAS CON VIEJOS.

Los matrimonios entre una menor de edad y un adulto en la actualidad son más comunes de lo que creemos. Esta costumbre no ha desaparecido sino que está muy arraigada en ciertas culturas.

La fotógrafa Stephanie Sinclair retrató en una zona rural de Afganistán la boda de un hombre de 40 con una niña de 11 años. La pequeña comentó a la fotógrafa que estaba triste al casarse porque ella deseaba convertirse en profesora.

Fraidy Reiss, activista de la organización llamada  (Desencadenado al fin) fue víctima de un matrimonio arreglado por su madre cuando ella tenía 19 años, después de tener a sus dos hijas y lograr divorciarse, ha luchado por que los matrimonios  de menores de edad sean prohibidos. Ella comentó:

 “Una persona que contrae matrimonio antes de los 18 años está reduciendo sus perspectivas de futuro y su posibilidad de alcanzar su potencial en todos los ámbitos. Hay un 31% más de probabilidades de acabar viviendo por debajo del umbral de pobreza”

Varios estudios arrojaron en sus resultados que en todo el mundo existen 10 millones de niñas que contraen matrimonio cada año, lo que representa que cada tres segundos se casa una menor. El porcentaje de matrimonios forzados es alto también en varias zonas de Europa, es decir, esto no sucede solo en países poco desarrollados, también en otros lugares como Estados Unidos en donde muchos pensarían que no ocurre.

Entre el 2000 y el 2015 en EEUU se casaron más de 200.000 menores de edad, la mayoría eran niñas de alrededor de 16 años, con hombres mucho mayores. También habían casos de niñas de hasta 12 años.

El psiquiatra Selcuk Candansayar, de la Facultad de Medicina en la Universidad Gazi, declaró: “Les roban la vida a estas niñas-novias. No pueden cumplir ninguno de sus sueños, es más ni siquiera tienen la oportunidad soñar. Se las llevan de las escuelas y se ven convertidas en mano de obra o incluso en esclavas de la familia del marido. Todo esto trae problemas mentales muy serios”

La lamentable realidad es que en pleno siglo XXI y a pesar de los esfuerzos de muchos activistas en contra, muchas niñas son vistas como una mercancía, y el matrimonio como un mero contrato, impulsado por tradiciones, razones socio-económicas, familiares e incluso religiosas.


NO TE PIERDAS…

TE INVITAMOS A QUE VISITES NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

También te puede interesar...

CLOSE
CLOSE