3 MISTERIOS REALES QUE NADIE HA PODIDO RESOLVER

 3 MISTERIOS REALES QUE NADIE HA PODIDO RESOLVER

 

Shanyna Isom

Antes del 2009, Shanyna Isom de tan solo 28 años de edad era una chica con una vida muy normal, así como tú o yo, pero algo extraño le ocurrió de la nada, ya que se empezó a sentir muy mal.
 
Por eso fue trasladada de urgencia a una sala de emergencia en Memphis, Tennessee, todo apuntaba a que acaba de experimentar un ataque de asma.
Los médicos de guardia la trataron con medicamentos y la enviaron a casa.
 
Al poco tiempo de esto, Shanyna comenzó a experimentar una sensación de picazón en todo el cuerpo que empeoraba a pesar del tratamiento médico. Luego, de manera alarmante, se dio cuenta de que sus piernas se volvían de color negro, por eso regreso al hospital.
 
 
Los médicos estaban convencidos de que tenía una infección y lo más seguro es que al poco tiempo se le quitaría. Debido a eso, se le dio un tratamiento común, pero las cosas fueron de mal en peor. El cuerpo se le estaba llenando de costras negras y ella estaba perdiendo peso rápidamente. Fue entonces que los médicos de Memphis se quedaron aterrados, y le comunicaron a Shanyna, y a su familia, que probablemente tendría que vivir con esta extraña enfermedad por el resto de su vida.
 
Dos años más tarde, todavía en busca de respuestas y una cura, Shanyna visitó el hospital Johns Hopkins en Baltimore. Donde  especialistas determinaron que sufría de una enfermedad nunca antes vista, que la llevó a producir 12 veces el número normal de células de la piel. Esto causó que en vez que le crecieran pequeños pelos en la piel como a cualquiera le crecían uñas. Varios investigadores hasta hoy todavía están tratando de averiguar la causa de esta extraña enfermedad. Shanyam al día de hoy se toma 25 tipos diferentes de medicamentos, pero todavía no está cerca de ser curada.

 

El bote de la isla Bouvet

 
La isla Bouvet es una isla volcánica, deshabitada, casi completamente cubierta por hielo. Se encuentra localizada en el océano Atlántico Sur, a unos 1600 km al norte de la Antártida y 2500 km al suroeste de Sudáfrica, por lo que se la considera la isla más remota del planeta. Esta Isla nunca ha sido habitada e incluso la vida vegetal en este lugar no existe, por eso lo más probable es que nadie nunca pueda habitarla. Sin embargo, cuando una expedición británica llegó de Sudáfrica en 1964, descubrieron un bote abandonado en una laguna en la isla. No muy lejos del barco habían diferentes objetos:  los remos, madera, un tambor, y un depósito de cobre. El barco estaba en buenas condiciones, pero la expedición no pudo encontrar el rastro de ningún pasajero. El barco no tenía marcas y por lo tanto no se podía rastrear en cualquier empresa nacional o de envío. Por eso la expedición británica cuando se fue, decidió dejar todo ahí sin mover nada.
 
Lo más extraño, es que cuando otra expedición fue enviada a la isla Bouvet dos años más tarde, el bote y todos los demás objetos que se encontraban cerca de él también habían desaparecido. Hasta la fecha nadie sabe cómo llegó allí el barco.
 
 

El misterio del faro de Eilean Mor

 
Lo que verás a continuación no es ninguna leyenda, y es uno de los misterios más extraños que existen. Era el año 1900, las únicas almas que vivían en la isla escocesa de Eilean Mor, eran tres personas que se encargaban de cuidar un faro, estos hombres trabajaban por varias semanas y luego eran sustituidos por otros tres.
 
Lo extraño es que el día después de Navidad, una nave de abastecimiento de provisiones llegó a la isla. Para sorpresa de la tripulación, los 3 fareros no los estaban esperando en el pequeño muelle de la isla. Después de un tiempo el capitán decidió soplar el cuerno de la nave con el cual se generó un gran ruido y lanzar una bengala, aún así nadie se acercaba al muelle. Un hombre llamado Joseph Moore fue enviado finalmente a investigar. A medida que subía las estrechas escaleras que conducen al faro, Moore dijo a ver sido golpeado con una sensación de temor.
 
Cuando llego a la puerta del faro vio que estaba cerrada con llave. Aun asi decidio entrar , ya en el interior del faro se dio cuenta de que dos de las tres chaquetas impermeables no estaban. Al llegar a la cocina, se encontró con los restos de una comida y una silla tirada en el suelo. El reloj de la cocina había dejado de funcionar y los 3 fareros no estaban en ninguna parte. Fue entonces que moore decidio regresar a la nave.
 
La investigación reveló cosas inquietantes, en el diario del registro del faro que llevaban los 3 hombres desaparecidos. La entrada del 12 de diciembre fue escrita por el guardián llamado Thomas Marshall. En ella, Marshall afirmó que la isla había sido golpeada por los vientos severos, peores que todo lo que había experimentado en su carrera. El también escribía que a pesar de que el faro era lo suficientemente sólido como para sobrevivir a cualquier tormenta y que él y sus compañeros eran marineros experimentados, ellos habían estado llorando.
 
Los marineros en las siguientes entradas anotaron que la tormenta continuaba rugiendo por unos días. Es entonces que explicaban que los tres hombres habían comenzado a rezar. La última anotación decía: “La tormenta terminó, mar en calma. Dios está por encima de todo. “
Pero esto fue todo ya no se encontraron mas pistas para resolver la misteriosa desapariciones de los 3 cuidadores del faro y lo mas extraño y perturbador  es que durante  los días señalados en la entrada de registro, no hubo ninguna tormenta en la isla donde estaba el faro.

 TE INVITAMOS A QUE VISITES NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

También te puede interesar...

CLOSE
CLOSE