Desagradables secretos de la comida de supermercado que deberías saber

Cada país tiene un organización que regula y supervisa los ingredientes y aditivos que usan en los alimentos. En Estados Unidos dicho organismo se llama FDA (Food & Drug Administration) y podríamos decir que es una de las instituciones más respetadas en su ramo. El gran dilema es que incluso ellos toleran ciertas irregularidades en la comida que resultan asquerosas. Su único excusa es que son “seguras” para el humano. 

Los alimentos que comemos de manera cotidiana tienen bacterias que habitan en el colon, insectos muertos, gusanos, insecticidas y otros químicos que, si se toman en grandes cantidades, podrían matar a una persona.  Aquí hay cinco puntos que seguro te impactarán. 


1.-El pan puede contener plumas de pato, piel de cerdo y cabello humano

 

La mayoría de dietas incluyen al menos una rebanada de pan, así el cuerpo obtiene los nutrientes del trigo y otros cereales. Lo desagradable de este valioso alimento es que la harina con la que se realiza contiene el aditivo L-cisteína, cuyos ingredientes principales son restos de pluma de pato y piel de cerdo. Al realizarles pruebas también encontraron folículos humanos.

¿Parece desagradable? Quizá no lo sea cuando se recuerda que las vísceras, sesos, lengua, oreja y trompa son el ingrediente favorito al comer tacos.


2.-Los alimentos enlatados y en plástico contienen BPA

El bisfenol-A, mejor conocido como BPA, es un compuesto nocivo para el cuerpo. Entre sus efectos se encuentra hiperactividad y agresividad, diabetes y obesidad, cáncer de próstata y de mama, así como disminución de los niveles de antioxidantes enzimáticos y alteración de cromosomas.

El BPA se utiliza para endurecer el plástico, por lo que casi ningún producto se escapa de él. La FDA dijo que los alimentos la contienen en dosis seguras por lo que una persona “normal” no debería preocuparse. Otra vez, su investigación está sesgada al excluir en sus estudios a mujeres embarazados, bebés y niños pequeños. 


3.-Casi la mitad de los envases de comida rápida contiene sustancias químicas nocivas

Investigadores estadounidenses descubrieron que los envases donde se guardan los ingredientes de la comida rápida contienen químicos nocivos para la salud llamados PFAS. ¿Cómo repercute en el cuerpo? Provoca cáncer de riñón y testicular. También aumenta los niveles de colesterol, provoca problemas de tiroides y cambios en el funcionamiento hormonal.

No faltará el ingenuo que diga que las envolturas no se comen. Sí, tiene razón, las envolutras no se comen, sin embargo, está comprobado que todos los químicos se trasladan casi de manera instantánea a los alimentos. 


4.-Algunos condimentos tienen restos de insectos y los hongos enlatados contienen gusanos

Está claro que los hongos crecen de la tierra y están en contacto con cientos de insectos, entre ellos los gusanos. Cuando se enlata este alimento se lleva consigo a alguno de sus huéspedes. Algo similar pasa con la pimienta negra molida que contiene pedazos al azar del insectos. ¿Asqueroso?


5.-La carne molida para hamburguesa contiene excremento

La Consumer Reports realizó pruebas a la famosa carne molida para hamburguesa y detectó que contenía bacterias enterococcus faecalis y E. Coli, las cuales habitan en el excremento bovino.

No importa que sea la marca más cara o la económica, el producto mantiene casi los mismos niveles de excremento. ¿Por qué? Este tipo de carne es una mezcla de los órganos del animal, incluyendo el colon.

Como se dijo al inicio del texto, los alimentos contienen cosas repugnantes aunque, según los expertos, en cantidades seguras para el organismo. Aún así, es bastante desagradable saber que el alimento más agradable del planeta, la hamburguesa, contenga pequeñas cantidades de excremento.

También te puede interesar...

CLOSE
CLOSE