¿EXISTEN LOS ORGASMOS ANALES?

Es un hecho que la penetración por vía anal suscita placeres, inquietudes, fantasías y temores. La moderna Sexología no tiene nada en contra de este tipo de relaciones, siempre y cuando sean con acuerdo mutuo y produzcan placer para ambos participantes en un marco de seguridad y cuidado.

 Por lo tanto, si se siguen ciertos detalles no trae consecuencias físicas ni psicológicas. Por supuesto que, si hay hemorroides o alguna fisura anal, puede provocar dolor, molestias o sangrado.

El sexo anal siempre ha sido un tema tabú dentro de la sexualidad, pero aún más lo es el orgasmo anal, ya que no todas las personas que llegan a experimentar esta clase de estimulación pueden alcanzarlo.

El placer que conduce al orgasmo anal puede ser tanto físico como psicológico debido a que dos anillos musculares llamados esfínteres rodean el orificio anal y cada uno funciona independientemente, así también las sensaciones que se producen al ser estimulados.

El externo se puede tensar y relajar cuando se desee, como los músculos de la mano, pero el interno refleja y responde al temor y ansiedad durante las prácticas anales, por lo que la relajación y la adecuada estimulación de cada uno son vitales para llegar al orgasmo anal. Para ello, las siguientes técnicas pueden ser útiles y prevenir lesiones o momentos poco placenteros:

Es ideal comenzar a relajar tanto la zona anal como el resto del cuerpo. Cabe recordar que el orificio anal es una de las partes del cuerpo con una elevada cantidad de terminales nerviosas.

Antes de la penetración es vital que existan caricias y algunos toques alrededor del anillo externo para que la pareja se sienta lista. Incluso algunas personas pueden llegar a alcanzar el orgasmo con solo la estimulación externa anal en combinación con la genital o de otras zonas erógenas, por lo tanto se puede afirmar categóricamente que si existe el orgasmo anal tanto en mujeres como en varones.

También te puede interesar...

CLOSE
CLOSE