coincidencias increíbles

| El asombroso caso del Mayor Summerford

 El Mayor James Summerford fue un oficial británico, que paso a la historia por su extraña mala suerte. En el año 1918 durante la segunda guerra mundial el mayor se encontraba combatiendo en los campos de Flanders, cuando un potente rayo alcanzo a su caballo por lo que el hombre salió lanzado por los aires, accidente que lo dejó paralizado de la cintura para abajo. En 1924, el mayor se encontraba pescando en la rivera de un río, cuando nuevamente un rayo impacto al árbol en el que se encontraba sentado, paralizando ahora el lado derecho de su cuerpo. Años después, en 1930 Summerford se encontraba de paseo en un parque cuando otra vez fue alcanzado por un rayo, que término paralizándolo ahora de manera permanentemente. Dos años más tarde el pobre hombre murió, pero no con ello su mala suerte, ya que en 1936 cuatro años después de su muerte durante una tormenta, un rayo cayó en el cementerio donde yacían sus restos destrozando una sola lapita, la del mayor James Summerford .


| Las 2 Laura Buxton

oo

En el 2001, Laura Buxton una pequeñita  de diez años pego un trozo de papel en un globo de helio y lo soltó desde su jardín. Increíblemente el globo hizo una trayectoria de 225 kilómetros hasta que por fin aterrizó en el jardín de otra pequeña de diez años, la cual sorprendentemente también se llamaba Laura Buxton! En el papel la primera niña había escrito su nombre y su dirección por lo que la segunda Laura pudo ponerse en contacto de inmediato con ella. Las chiquillas se hicieron amigas y descubrieron que existían más coincidencias entre ellas como que ambas tenían el cabello claro y las mismas mascotas.


| Anthony Hopkins y La mujer de Petrovka

El actor Anthony Hopkins tiene una de las historias más sorprendentes en cuanto coincidencias se refiere. Hace años el actor estaba por protagonizar una película basada en la novela La mujer de Petrovka, de George Feifer,  así que decidió preparase para el papel leyendo el libro. Un día Hopkins busco la novela en numerosas librerías de Londres, sin éxito, de vuelta a su domicilio el actor se adentró en una estación del metro y al sentarse en un banco, descubrió con sorpresa un ejemplar viejo del libro que había estado buscando. Dos años después, Hopkins conoció a George Feifer autor de la obra, quien le conto que dos años antes le había prestado a un amigo un ejemplar de su obra pero que éste lo había perdido en el metro. De inmediato ambos cayeron  en la cuenta de que el ejemplar  que había encontrado el actor era el mismo que el autor había perdido.


| El Titán y El Titánic

Este es uno delos casos con más similitudes de la historia. En 1898  fue publicada la novela “Vanidad” de Morgan Robertson en la que se relata la historia del “Titán” un lujoso trasatlántico que se hunde, el relato presenta extraordinarios paralelismos con los hechos reales en los que se viera envuelto el naufragio del Titanic el barco más grande de la época que se considerara insumergible y que naufragara en  1912,  por ejemplo: la tragedia en ambos caso ocurrió el mes de abril, el número de pasajeros que iban a bordo,  los tripulantes y botes salvavidas, el tonelaje, la magnitud e incluso hasta la velocidad en la que se dio el impacto con el iceberg, son datos prácticamente exactos a los que el autor planteo en su obra.


| El fatal destino de 2 hermanos

En 1975, un joven de 17 años de nombre  Erskine Lawrence Ebbin perdió la vida al ser atropellado por un taxi mientras conducía su bicimoto en una carretera de Hamilton en Bermudas. Un año atrás el hermano mayor de Erskine había fallecido en un accidente al ir conduciendo la misma bicimoto, por la misma calle a manos de el mismo taxista, que llevaba al mismo pasajero del accidente anterior, un mismo 21 de julio.


| El hombre inmortal

 

Los naufragios en los que una sola persona sobrevive son muy escasos, sin embargo en 1.664 cuando un barco se hundió en el estrecho de Menay, de las 83 personas que componían el pasaje, únicamente hubo un sobreviviente de nombre Hugh Williams. En 1.785, (121 años después), aconteció otro naufragio en el que de 60 pasajeros; sólo un hombre de nombre Hugh Williams logro sobrevivir. En 1.860, el viaje de una embarcación acabo en un tragico accidente en donde de 25 pasajeros que viajaban sólo uno logró salvar su vida su nombre.. Hugh Williams.


| Lenta pero segura

En 1893, un hombre de nombre Henry Ziegland abandonó a su novia tras lo cual ella se suicidó. El hermano de la chica decidió vengar su muerte  por lo que siguió a Henry hasta su casa le disparó, y también se suicidó. Afortunadamente para Ziegland la bala sólo alcanzo a rozar su cara y quedo incrustada en un árbol. Veinte años después Ziegland decidió dinamitar las raíces de dicho árbol, para arrancarlo del jardín. La explosión propulsó la bala, que impacto en su cabeza matándolo en el acto.

Aceptémoslo una cosa es llegar a una fiesta con el mismo vestido que tu amiga y otra muy diferente son cada uno de estos casos, Cuéntanos ya habías escuchado alguna de estas historias? Cuál de estas coincidencias significativas te pareció más intrigante? Te ha sucedido algo así de curioso?

También te puede interesar...

CLOSE
CLOSE