El plan de Google para impedir que Estado Islámico reclute a jóvenes en internet

Uno de los rasgos que diferencia al grupo autodenominado Estado Islámico de otras organizaciones extremistas es su habilidad para manejar las redes sociales y su capacidad para atraer simpatizantes de todo el mundo gracias a Internet.

Pero, para contrarrestar este poder, Google ideó un plan que, en lugar de rastrear posibles amenazas, pretende hacer cambiar de opinión a quien esté seriamente considerando la opción de alistarse con los radicales

 

| El método de redirección

Jigsaw, una suerte de laboratorio de ideas de Google que hasta hace poco se conocía como Google Ideas, trabaja desde hace un año en este proyecto, bautizado como Redirect Method (método de redirección).

Con una combinación de los algoritmos de Google y la plataforma de videos YouTube, el programa coloca ciertos anuncios al lado de los resultados obtenidos al buscar palabras clave y frases que, según Jigsaw, reflejan cierto interés hacia EI.

Estos anuncios dirigen a canales de YouTube en árabe e inglés que ofrecen listas de reproducción de videos que los creadores del proyecto consideran que pueden deshacer de forma efectiva el lavado de cerebro de EI, los que incluyen:

  • clips con testimonios de antiguos extremistas,
  • declaraciones de líderes religiosos musulmanes que denuncian la corrupción que hace EI del Islam,
  • imágenes grabadas subrepticiamente dentro del califato del grupo en el norte de Siria e Irak y que muestran una visión poco romántica de cómo se vive en los lugares controlados por EI.

“La idea surgió al observar que hay mucha demanda en internet de material de EI, sí, pero también hay muchas voces creíbles que desacreditan su discurso”, le explicó Yasmin Green, jefa de investigación y desarrollo de Jigsaw, a la publicación Wired.

Estado Islámico ha reclutado ciudadanos de distintos países del mundo, especialmente europeos.

“Redirect Method es en esencia una campaña publicitaria con un objetivo: tomemos a estos individuos que son vulnerables a los mensajes de proselitismo de EI y, en su lugar, mostrémosles información que refuta la narrativa radical”, agregó.

Un proceso estudiado.

Jigsaw desarrolló el proyecto con dos socios: la empresa con sede en Londres Moonshot CVE y la firma libanesa Quantum Communications. Estas dos compañías se encargaron de crear las listas de reproducción de videos ya existentes de YouTube en árabe e inglés. Jigsaw por su parte escogió más de 1.700 palabras clave para generar los anuncios que sirven de enlace a las listas de reproducción de videos anti-Estado Islámico.

James Corney, FBI

El Buró Federal de Investigaciones, FBI, ha pedido en algunas ocasiones datos de usuarios a las empresas tecnológicas. El equipo se centró en términos que no fueran demasiado generales o abstractos, sino que reflejaran conocimiento e interés en la ideología de EI como nombres de paradas en las rutas hacia territorio de EI. Y los títulos de los anuncios para atraer clics hacia los videos se escribieron con un enfoque ligero, con frases como “¿Es EI legítimo?” o “¿Quieres unirte a EI?”, en lugar de mensajes explícitamente agresivos contra el grupo.

¿Privacidad en peligro?

Pero, el hecho de buscar información sobre Estados Islámico o ver alguno de sus videos propagandísticos no implica que uno quiera unirse al grupo.

¿Cómo puede el método de redirección hacer esta diferencia?

Yasmine Green aseguró que Redirect Method no busca rastrear o identificar a los usuarios que hacen búsquedas sino darles información, educarlos.

“Podemos tener un efecto sobre el problema de los extranjeros que se unen a EI dándoles armas a los individuos en forma de más y mejor información”, defendió.

El Departamento de Estado de EE.UU. dio pasos iniciales en internet para trabajar en la desradicalización con las campañas Think Again, Turn Away (“Piénsalo otra vez, date la vuelta”) o Average Mohammed (“Mohamed normal”).

¿Cómo probar la efectividad?

Google asegura que los resultados del proyecto piloto fueron sorprendentemente efectivos: durante dos meses, más de 300.000 personas fueron atraídas hacia los canales de YouTube anti-EI.

Cientos de miles de usuarios pasaron un total de 500.000 minutos mirando los videos, y los más efectivos fueron vistos durante 8 minutos y 20 segundos de media, un marco de atención más amplio de lo habitual.

 

Jigsaw quiere ampliar el alcance del programa para interferir en la captación de miembros por parte de grupos supremacistas blancos. Sin embargo, ¿cómo puede Google probar que esas personas que miraron los videos cambiaron de opinión?

No puede.

“El programa está lejos de ser una solución integral al proselitismo de EI online”, opinó Humera Khan, directora ejecutiva de Muflehun, un grupo especializado en la desradicalización de extremistas.

| Atraer a simpatizantes de EI a una lista de reproducción de videos es sólo un primer paso.

|”Si pueden enganchar a la gente, ¿podrán hacer que estas personas vuelvan ofreciéndoles contenido nuevo y relevante? Eso será importante”, señaló.

| “Suena como una buena parte de la solución. Pero no toda la solución”.

Para los expertos que trabajan en la reconversión de personas radicales, todo esfuerzo en este sentido necesita interacción humana y una comunidad de apoyo que respalde la decisión de la persona que se aleja del extremismo.

También te puede interesar...

CLOSE
CLOSE