No más besos ni abrazos: el contacto físico con tu gato puede enfermarte gravemente

Los gatos están entre las mascotas hogareñas favoritas y quienes comparten el hogar con uno saben que a estos felinos les gusta recibir cariño y pese a su mala fama, son bastante afectuosos.

Antes de abrazar a tu gato y dejar que te arañe y te llene de saliva mientras juega contigo, debes sabes de una enfermedad contagiada por estos felinos y que se está haciendo más común, se trata de la llamada enfermedad por el arañazo de gato.

A diferencia de otros animales los gatos son criaturas bastante higiénicas, pero eso no quita que sean blanco regular de garrapatas y pulgas, justamente estos insectos pueden contagiarlos con la peligrosa bacteria Bartonella henselae.

¿Qué es la enfermedad por el arañazo de gato?

Esta bacteria se aloja en su pelaje, abajo de sus uñas y en su saliva, ya que suelen lamerse a sí mismos. Si entra en contacto con alguna herida en la persona, como por ejemplo pequeños rasguños provocados por los felinos, la enfermedad por el arañazo de gato se contagia, sus principales síntomas son fiebre, cansancio e inflamación de los nódulos linfáticos.

Los gatitos jóvenes son más propensos a ser portadores de la Bartonella henselae y si bien no suelen enfermarse ellos mismos, son fuente de contagio a los humanos. Cada año 12 mil personas contraen la enfermedad por el arañazo de gato solo en los Estados Unidos.

Los efectos de esta enfermedad en el cuerpo humano no son muy fuertes e incluso imperceptibles en personas sanas, pero niños pequeños, ancianos y personas con problemas en el sistema inmune pueden sufrir graves complicaciones.

¿Cómo evitar el contagio de la enfermedad por el arañazo de gato?

Si tienes un gato doméstico y no estás entre las poblaciones de riesgo no deberías asustarte mucho, pero es importante que cuides que tu mascota no sea atacado por pulgas y garrapatas, los desechos de estos insectos también son fuente de contagio.

La bacteria Bartonella henselae también puede entrar al cuerpo por la boca y nariz, por lo que el evitar el contacto de los gatos con tu rostro es una buena idea. Siempre lávate muy bien las manos y aquellas superficies del cuerpo que entraron en contacto con los gatos.

Asimismo, el asear con frecuencia aquellas zonas donde los gatos van dejando rastros de su pelaje es importante. Las personas con enfermedad que comprometen su sistema inmune o están en tratamiento por cáncer o tuvieron un trasplante deberían evitar el estar en contacto con los gatos.

De las 12 mil personas que desarrollan la enfermedad por el arañazo de gato cada año en los Estados Unidos, 500 necesitarán hospitalización y de no ser tratados a tiempo podrían sufrir consecuencias mortales.

También te puede interesar...

CLOSE
CLOSE