DISPAREUNIA: Trastornos sexuales causados por dolor

¿Tus relaciones sexuales se presentan con  dolor? ¿Sientes molestias cuando llevas a cabo relaciones sexuales con penetración? Quizá nos encontremos ante un tipo de disfunción sexual llamada dispareunia.

La dispareunia forma parte de los denominados trastornos sexuales causados por dolor. Dicha disfunción se caracteriza por la aparición de algún tipo de dolor genital asociado a la práctica sexual con penetración.

Aunque estos dolores pueden presentarse tanto en hombres como en mujeres, en la población femenina es considerablemente mayor, siendo poco frecuente entre los varones. Sus causas pueden ser de índole física, orgánica, o bien de origen psicológico.

Los síntomas de la dispareunia abarcan sensaciones asociadas a la molestia genital, tales como dolor, escozor, quemazón e incluso picor.

Estas molestias pueden aparecer en cualquier momento del coito; ya sea al principio, durante o al final del mismo.

También pueden variar en la zona donde se experimentan; en la parte externa de la vagina, en la parte interna o en la zona pélvica en el caso de las mujeres y en la parte externa (prepucio, glande o escroto) o interna (testículos, próstata, uretra o vejiga) en el caso de los hombres.

Estos momentos que deberían ser de un acto placentero, para una parte de la población femenina y masculina no lo son y pueden convertirse en un verdadero tormento, lo que  puede provocar que incluso se tenga miedo a tenerlas, cualquier mujer u hombre puede estar predispuesto a padecerla.

La dispareunia a menudo es de difícil diagnóstico. Lo habitual es que cuando una mujer siente dolor acuda a su ginecólogo, se calcula que de cada 15 o 20 mujeres, aproximadamente una lo padece.

Las razones de este dolor que impide llevar una vida sexual normal son variadas. Por ejemplo, algunos problemas ginecológicos pueden motivar relaciones dolorosas, como las infecciones o la existencia de problemas dermatológicos en la vulva.

“Sin embargo, cualquier mujer puede sufrir dolor en sus relaciones de penetración debido a que no esté teniendo suficiente excitación previa, Los temores o miedos también pueden estar relacionados a que muchas mujeres contraen sin darse cuenta su musculatura perivaginal, dificultando la penetración y provocando dolor.

¿Y tiene solución?  La respuesta es sí en la mayoría de casos y conseguir una mejora en otros. “Cuando se trata de mujeres con dolor coital debido a miedos o dificultades para lubricar por prácticas eróticas poco adecuadas, desde la terapia sexual hay muchas herramientas y protocolos que tienen muy buenos resultados. Cuando la causa del dolor es médica, la perspectiva de solución depende del problema concreto, pues hay algunos más fáciles de resolver que otros.

También te puede interesar...

CLOSE
CLOSE