Más sexo no te hace más feliz 😔

‪Una investigación universitaria parte de la siguiente premisa: tenemos 128 personas, la mitad de las mismas ‬se ven obligadas a doblar la cantidad de relaciones sexuales que tienen; la otra mitad no. ¿Adivinas qué sucede?

 

Desde hace décadas, diversos estudios han intentado inculcarnos la idea de que, cuanto más sexo tuviéramos, más felices seríamos.

Una vida sexual muy activa parecía ser nuestro único camino a la felicidad. Desde las universidades se imponía la dictadura sexual de la frecuencia y se detectaban directrices sobre las veces que era necesario acostarse con alguien para ser una persona plena.

Sin embargo, un reciente estudio desmonta todos los mitos que tantos años han primado en la sociedad. Según las investigaciones realizadas por la Universidad Carnegie Mellon, más sexo no solo no te hará ser más feliz, sino que es posible que incluso provoque tu infelicidad.

Según el estudio realizado por la Universidad Carnegie Mellon, más sexo no solo no te hará ser más feliz sino que es posible que incluso provoque tu infelicidad.

“A pesar de que parece plausible que el sexo podría tener efectos beneficiosos sobre la felicidad, es igualmente plausible que la felicidad afecte al sexo”, escribió el equipo encargado del estudio en un artículo publicado en 2015.

Para poder comprobar los efectos reales del sexo en las personas, 64 parejas de adultos heterosexuales se ofrecieron voluntariamente para el experimento. Durante 90 días, cada persona tenía que rellenar una encuesta al final del día en la que se medía su estado de ánimo y su satisfacción.

A la mitad de las parejas participantes se les pidió que aumentaran por dos su frecuencia sexual, mientras que la otra mitad debía mantener su frecuencia normal. El resultado fue revelador: más sexo no nos hace más felices.

Pero ahí no queda todo. El estudio demostraba además que inducir a la gente a tener más relaciones sexuales podría incluso afectar negativamente a su estado de ánimo. Las parejas que se veían obligadas a aumentar su frecuencia, se sentían también menos motivadas a la hora de tener relaciones.

Para poder comprobar los efectos reales del sexo en las personas, 64 parejas de adultos heterosexuales se ofrecieron voluntariamente para el experimento. Durante 90 días, cada persona tenía que rellenar una encuesta al final del día en la que se medía su estado de ánimo y su satisfacción.

Además, la calidad de las relaciones y su estado de ánimo general de los participantes descendía a la vez que la asiduidad iba en aumento.

Con estos resultados, el estudio ha concluido definitivamente algo que algunos llevamos tiempo sospechando: la verdadera felicidad no se encuentra en la cantidad de sexo que practiques, sino en la calidad de tus relaciones.

También te puede interesar...

CLOSE
CLOSE