¿QUE ES EL PUNTO G ?

entregenerospuntog-750x420

El punto G no es ningún mito! Quien lo ha estimulado, sabe el inmenso placer que puede llegar a proporcionar, pero primero hay que saber qué es y cómo buscarlo, ya que para muchas personas no es fácil. Puedes empezar su búsqueda con algunas de las posturas del kamasutra que te proponemos o aprender un poquito más de esta zona erógena para descubrirlo tú misma.

Si bien el punto G es más o menos sensible según las mujeres, su potencial erótico tiene que trabajarse. Una vez localizado y estimulado, el punto G permite acceder a un placer más intenso, más voluptuoso y más largo que un orgasmo clitoriano. Al contrario de lo que algunas personas puedan pensar, este punto y el clítoris no son lo mismo.

El clítoris es como un frijolito, como una bolita que se ubica a la entrada de la vagina en la parte superior; mientras, el punto G se puede identificar ya dentro de la vagina introduciendo el dedo, donde hay que palpar una especie de bultito esponjoso también en la parte superior, que en su superficie tiene como unos pequeños gránulos.

Al estar un poco más profundo, pero al alcance de la yema del dedo medio, para algunas personas es un poco difícil de encontrar, por eso se recomienda masturbarse y darte placer para que te conozcas.

¿Cómo descubrir el punto G?
Para guiar a tu pareja para que te proporcione placer, resulta útil que sepas donde se encuentra esta zona erógena. Puedes ir a su encuentro introduciendo un dedo en tu vagina. A unos 4 cm encontrarás una zona menos lisa, más bien rugosa. Al frotar esta zona un cierto tiempo, sentirás ganas de orinar y la piel se hincha y endurece debido al flujo de sangre. Según algunas mujeres, esta estimulación puede resultar agradable de forma espontánea o conseguirse con el paso del tiempo.

una-guia-muy-practica-sobre-el-punto-g-segun-la-mujer-que-le-dio-nombre
El punto G es más sensible si antes se estimula el clítoris. Sola o con tu pareja, repite el ejercicio precedente o guía su mano y su dedo. Esta zona debe ser excitada de forma más prolongada y más intensa que el clítoris, en movimientos de vaivén o movimientos circulares.
Existen posturas favorables para alcanzar el orgasmo gracias al punto G. Por detrás, el hombre puede alcanzar fácilmente la parte anterior de la vagina. Si te pones encima, acostada sobre tu pareja, puedes dirigir el movimiento y la dirección del pene: para ello échate ligeramente hacia atrás..
Para terminar, el clásico misionero pero con las piernas hacia arriba con los talones sobre los hombros de tu pareja, también es una excelente forma de alcanzar el orgasmo gracias al punto G.


Ya sabes, la sensibilidad del punto G varía mucho en función de cada mujer, pero representa para todas un fuerte potencial erótico. Al sentir una sensación extraña, que se asemeja a las ganas de orinar, es frecuente que las mujeres paren el movimiento durante la excitación… y se quedan a dos pasos del orgasmo.


Recuerda hay que practicar y practicar.

También te puede interesar...

CLOSE
CLOSE