SADOMASOQUISMO SEXUAL, PLACER CON DOLOR

sado1

El sadomasoquismo viene de dos términos: sadismo y masoquismo. El sadismo (término desarrollado a partir del nombre del Marqués de Sade consiste, por parte de una persona, provocarle sufrimiento a otra persona objeto de su deseo, y con esto obtener placer.

  El masoquismo, por el contrario, consiste en recibir, y necesitar, este sufrimiento para alcanzar el mismo placer. regularmente la pareja sadomasoquista establece una relación de dominante/dominado, en la que la puesta en práctica de violencia verbal y agresión corporal les proporciona una satisfacción sexual intensa.

Podemos estar de acuerdo o no pero un estudio de la Tilburg University, asegura que las personas que participan en el sadomasoquismo sexual o BDSM tienen mejor salud mental que quienes no lo practican.

En general suele haber un dominante y un dominado, donde hay flagelación y azotes, o de disciplina, algo que más bien se trata de restricción y prohibición. Aunque los sadomasoquistas no son muchos, sí hay un alto índice de fantasías al respecto.
Según las encuestas, cerca del 12% de las mujeres y el 20% de los hombres tienen estas fantasías frecuentemente.

El dolor libera las endorfinas de nuestro cerebro, causando una sensación agradable. ¿No es algo irónico? En el sadomasoquismo sexual el dolor es administrado de a poco y con cuidado, logrando intenso placer, tanto para quien agrede como para quien es agredido.
Sin embargo, la verdadera popularidad del BDSM cuyas iniciales significan, Bondage; Disciplina y Dominación; Sumisión y Sadismo; y Masoquismo surgió en el siglo XVIII, cuando algunos prostíbulos comenzaron a especializarse en traer mujeres para dominar a los hombres.

Freud fue el primero en darle el nombre sadomasoquismo y llamó neuróticos a quienes lo disfrutaban. Por años fue considerado una desviación e incluso en 1994 fue señalado como un desorden psiquiátrico. En la actualidad este tema sigue siendo tabú en muchas culturas, y los conocedores dicen que quien lo practique de la manera adecuada no causa ningún daño y si ocasiona intenso placer, aunque sus detractores insistan en que es peligroso.

También te puede interesar...

CLOSE
CLOSE